miércoles, 14 de julio de 2010

DE NARVÁEZ, JUNTO A LOS JUBILADOS

El diputado nacional Francisco De Narváez, en el día de ayer se manifestó a favor del 82% de aumento en jubilaciones y se baso en críticas al uso de fondos del Estado, haciendo mención al subsidio de Aerolíneas Argentinas y el financiamiento de Futbol Para Todos.

Para el, esto “no tiene impacto" en los sectores mas necesitados, que De Narváez parece conocer muy bien. En la misma entrevista reconoció que hubo aumentos de la mínima pero que no es suficiente, para no concluir que nada es suficiente para personajes como De Narváez.

Las jubilaciones han subido como nunca en la historia argentina a partir del 2004, en el gobierno de Néstor Kirchner. Comenzó con aumentos del 10% en 2004, 11% en 2006, ya en el gobierno de Cristina Fernandez de Kirchner, un 18,5% en 2009 y en febrero de 2010, 8,21%. Si bien, se considera que el aumento ha disminuido y que hay trabas en la economía actual, es necesario destacar los aumentos sucedidos los cuales permiten la base necesaria para continuar el proyecto. No es tan fácil como el diputado federal manifiesta, y lo sabe muy bien. En primer lugar, debió reconocer que siempre ha habido aumentos significativos, sin embargo, critica políticas que si bien puede llevar dificultades de negociación como en el caso de Aerolíneas Argentinas, son políticas nacionales de fondo, que tienen su referencia en el peronismo mas federal, al cual el es partidario.

También sabe, que no es fácil frente al proceso crítico de vaciamiento y privatización que el país ha sufrido hace más de 30 años y que dicho proceso impide que el Estado recaude por lo tanto que establezca aumento alguno. De hecho, De Narváez no fue solo un testigo de ese proceso critico... ha sido actor representativo, el cual se vio favorecido por el libre comercio privatista del Gobierno de Menem, el cual le facilitó vender Casa Tía al grupo económico alemán Deutsch y pasar a ser un activo accionista en un sector favorecido como el financiero, que lo ayudo a aumentar su fortuna. Asi es que llegó a comprar por completo, el predio de La Rural, el canal América y el diario El Cronista.

De Narváez, no es un político de raza o que vive para la política. Es un empresario que esta en poder publico para establecer políticas que faciliten no solo sus negocios, sino también a sus socios y compadres. Porque el es un hombre que ha nacido en cuna de oro y ha continuado toda su vida en ella. Su preocupación por los problemas sociales aparece cuando ve que las políticas vigentes y la ideología del Gobierno actual perjudican a su sector. Es por esto que aparece por arte de magia en el año 2009, por influencia -e invitación- de Mauricio Macri, político con una historia muy similar. En esta identificación, que roza lo subjetivo y emocional, ambos se lanzan a la política con múltiples asesores de todo tipo, para intervenir en el Estado y representar los intereses no solo de los liberales argentinos egoístas de nuestra historia -los llamados por el pueblo "oligarcas"- sino mas bien, representando específicamente a un sector empresarial relacionado con los servicios y el sistema financiero, el cual la convertibilidad y la inversión extranjera, los favoreció con creces. En De Narváez, se oculta esta parte de la historia, este fervor de recuperar aquella política económica, el capitalismo "salvaje" -que para ellos es solo el capitalismo en su expresión; liberalismo que intenta hacer desaparecer el Estado- el mismo ha demostrado que no puede conformar una sociedad ni llegara una equidad, en lo económico y menos con el sustento de un valor cultural inefable como el individualismo mezquino y marketinero que estos implicitamente pregonan.


Mientras que en el discurso, este tipo de políticos manifiestan preocupación por problemas sociales, es en el fondo del mismo que se expresa una base de "salvataje individual" y de egoísmo, que impide cada vez mas que podamos construir un país, un país en serio con estabilidad económica y social de base -a pesar de nuestra posición desfavorable en el mundo-
Es menester apoyar aquello que contribuye a la construcción del país y de los valores democráticos, como también, tener en nuestro patrimonio cultural la conciencia de lo valioso que es lo nuestro, lo compartido, lo que hacemos con otros y no solos.

Porque De Narváez es lo que nos inyectaron por mas de 10 años de Menemismo en Argentina; anestesia individualista y narcisista cuya consecuencia han dañado a mas de una generación, entre ellas, la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...