jueves, 26 de agosto de 2010

GRUPO CLARÍN: UNA CARETA MENOS, Y VAN...

Por Adrián Murano y Carlos Romero

¿Cuál es el colmo de un medio periodístico? Ocultar el acceso a la verdad. El apasionado debate que destapó la Ley de Medios arrasó con varios cánones de la profesión, pero preservó al más importante: la materia prima del periodismo es la verdad. Y los hechos son los hechos. Después se podrán interpretar, analizar, conceptuar, maximizar o relativizar. Pero lo que ocurre, ocurre. Y es nuestro deber informar sobre ello.Sin embargo, ¿qué pasa cuando un medio, que es a la vez una empresa poderosa y diversificada, se convierte en un sujeto noticioso reticente a exhibir la verdad de sus acciones? ¿O aún peor, dispuesto a ocultarla?Ocurre, entonces, una paradoja. Un Big Bang que puede destruir el principal capital de un medio de comunicación: su credibilidad.Los hechos que se relatan en esta nota están bajo la lupa de la Unidad de Información Financiera, el organismo estatal que se encarga de relevar posibles casos de lavado de dinero. Las maniobras financieras bajo pesquisa anticipan un escándalo por partida doble: por un lado, podrían derivar en una investigación judicial de consecuencias imprevisibles. Por el otro, ayudan a poner en blanco sobre negro el comportamiento ético del principal medio de comunicación del país. En otras palabras: la investigación en curso podría determinar que, lejos de procurar la verdad, el Grupo Clarín incurrió en maniobras para ocultarla.


(continúa acá, con datos fehacientes y vergonzantes... una buena invetigación de la Veintitrés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...