lunes, 27 de septiembre de 2010

¡CUIDADO! ¡BLOGGERO SUELTO!

Hace tiempo que la directora de este blog -redactora, correctora y encargada de rrhh- no escribía. "No me sale", "No puedo", "No tengo tiempo" "Tengo que ir a comprar algo a los chinos" eran algunas de las excusas que expresaba, asi que ante su extrema sinceridad incorrecta en este post, dedicará el mismo al CASO CARRASCO, la mal trance del colega virtual Lucas Carrasco ante la demanda legal y publica del periodista Alfredo Leuco.
En solidaridad bloggera y compañismo, me permito a emitir mi opinión al respecto. El hecho conocido fue por un lado trajicómico, por otro, una tensa situación ante la hegemonía comunicacional capaz de inventar una noticia de tal tamaño. Resulta absurdo y poco creíble que sea posible leer el post de Lucas de manera literal e interpretarlo como una amenaza.

Su blog lo conozco hace casi un año y la forma discursiva siempre fue la misma; irónica, sarcástica y emotiva. Cuando se lee el post en su totalidad se comprende que esta escrito en un contexto irónico y en referencia a otra persona que no es Leuco, por el contrario, a una mujer llamada Agustina a quien le confiesa su amor y cual escena de celos, bromea al chico con quien ella estaba charlando en una fiesta (fijense la diferencia abismal con la realidad). Parodiar a Leuco puede llegar a expresar una pocisión ideológica la cual esta en todo su derecho basado en la libertad de expresión que ellos pregonan. Al leer el texto completo, no se apela ni incita a un acto de violencia.

El llegar a hacerle una demanda penal a Lucas, nos da a pensar que se trata de una de las tantas campañas desestabilizadoras al gobierno comandado por el Grupo empresario, para inventar una noticia por completo, en base a una frase sacada de todo contexto y puesta en otro discurso. Es lo que hicieron: la sacaron de su contexto original y la ubicaron en un discurso que circuló en el sistema de medios. Pero lo peor de la situación es que muchos no dudan de lo que leen y aun más, creen en lo que le dice el medio hegemónico. Desde el comienzo, la labor del periodista es nefasta, ya que hay una mentira manifiesta a traves del ocultamiento.

Ahora Lucas Carrasco se tiene que bancar ser un tipo pelogroso, un loco suelto, o más bien, un montonero posmoderno -no esta tan mal...para un personaje de Capusotto- Realmente los actos de Leuco y compañía me hacen realizar la siguiente preguntonta ¿Es o se hace? y me pregunto también por la cantidad de personajes que se hicieron ECO de la noticia ¿Quiénes son los títeres pelotudos y quiénes saben muy bien lo que hacen? la SEÑORA Legrand o la GRAN PERIODISTA Ruiz Guiñazu... ¿habrá que explicarles la estructura de discurso irónico o figuración? ¿o será que sus postura politica se radicalizó y hacen lo que sea para ver caer a este gobierno, a través de estas pequeñas acciones tácticas...? Creo que este es un intento de ataque, quizá un comienzo, para los denominados "bloggeros k". Una declaración, un aviso de que esto recién comienza. Pero Lucas va a salir bien parado -la directora de este blog lo presiente-. Y nosotros lo acompañamos.

(Paréntesis) Y se me ocurre uno entre tantos ejemplos, -en el videito de abajo hay algunas canciones que podrían ser demandas...- ¡imaginen que si les seguimos esta lógica psicopática, nuestro querido Marchetti tendría que estar detenido por la obra entera de Barcelona...! estos actos remiten a épocas indeseables de nuestra historia.

A continuación, comparto con ustedes el peligroso post de Lucas Carrasco y la nota redactada por Clarín que salió en la edicion papel -y en la tapa! salto a la fama!-

"Hank escribe, en la fiesta de los Negros de Mierda, que hay algo más bajo que ser Alfredo Leuco, y es trabajar para Alfredo Leuco. Me hace reír, obvio. Hasta que supe, y esto es imperdonable, que Agustina, que está en el rincón, hablando con un gil, sí, que trabaja con Leuco. Ese, un gil. Voy a juntar gente, irme a la puerta de canal 26, hacerle un escrache. Si me la enamorás a Agustina, ay, dios.

Voy a matar a todos. No va a quedar ninguno vivo. Este post servirá de prueba. Voy a entrar con una metralleta a ese programa. Voy a matar a todos. Agustina, por dios, sos la mina más linda del mundo, no podés, ok, te entiendo que no me des bola, por eso, porque sos la más linda del mundo, en ésa te banco, ahora bien, convengamos; con ese gil no. No y no. Necesito ayuda. Solidaridad. Ay, Agustina, querida. Si lo ven en la calle, es ese nabo que señala una pantalla gigante, y Leuco lo mira desconcertado, debe ser el hijo del gerente del canal, no sé, no importa, pero Agustinita, dejate de joder. Por dios. Voya matarlos a todos, lo juro.
"


Nota de tapa en Clarín






martes, 21 de septiembre de 2010

24 DE MARZO

Recuerdo aquel día del golpe de Estado que me tocó vivir desde Bruselas:


el noticiero de la televisión belga mostraba tipos bigotudos, ceñudos y entorchados que parecían la caricatura de una irrecuperable republiqueta bananera. Esa mañana que supe que había perdido la Argentina de mi infancia, la de mi escuela y mi primer trabajo. Perdía, como millones de compatriotas, cosas íntimas e intransferibles; dejaba atrás una manera de explicarme la vida, los fundamentos sobre los que había construido mi propio imaginario. Tenía treinta y tres años recién cumplidos. Luego maduré boxeando contra la sombra de la dictadura, lejos, sin pensar mucho en mí, contando muertos, atragantado por nuevos rencores. Fui, con las Madres de Plaza de Mayo, con Cortázar, Osvaldo Bayer, David Viñas, con miles de otros mejores que yo, uno más de lo que los militares llamaban "campaña antiargentina". Ese es uno de mis más íntimos orgullos.

La dictadura ha significado, para mí, el mal absoluto. No me salen matices para explicarla. Quiero decir, asimilo a aquellos militares con el régimen nazi y eso me impide comprender las razones de los que trabajaron de cerca o de lejos para ella, de los que colaboraron e incluso de quienes fueron actores pasivos pero conscientes. No les creo una palabra a los que dicen aún hoy "yo no sabía lo que pasaba". Me es imposible perdonar aquel "por algo será", el "somos derechos y humanos". Me siguen pareciendo inexcusables las conversaciones y los toqueteos con el poder. Los almuerzos de intelectuales con Videla. La estrategia de la reverencia, el codazo y la palmada. Era mejor estar equivocado contra la dictadura que tener razón obedeciéndola.


Nosotros, los de antes, ya no somos los mismos. Miramos con recelo, intentamos entender este fin de siglo, pero nada podrá hacernos olvidar, perdonar. Me acuerdo bien: volví por unos días a Buenos Aires, estaba viviendo en casa de Tito Cossa y Marta Degrazia, nos acogía Rafael Perrota en el viejo diario El Cronista, que había sido más o menos socializado y en esos días secuestraron a Haroldo Conti, el autor de Sudeste, una de las grandes novelas argentinas. Me viene a la memoria la cara de Videla, aplaudido en cines y estadios. La pesada ausencia de Conti, de Paco lirondo, Vicky Walsh, caída en combate pocos meses antes que su padre. Yo estaba vagamente enamorado de Vicky aunque ella no lo supiera. De modo que no puedo escribir sin odio. Mataron a treinta mil jóvenes y a algunos viejos, guerrilleros o no. Destruyeron la educación, los sindicatos combativos, la cultura, la salud, la ciencia, la conciencia. Desterraron la solidaridad, el barrio, la noche populosa. Prohibieron a Einstein y a Gardel. Abrieron autopistas y llenaron de cadáveres los cimientos del país; dejaron una sociedad calada por el terror que en estos días asoma en el juicio de Catamarca. Somos al mismo tiempo el testigo que se desdice y la valiente monja Pelloni. Somos el juez iracundo, el abogado gordo y el tipo al que retaron por estar con las manos en los bolsillos. ¿Acaso no fue la dictadura, su largo brazo estirado a través del tiempo, la que mató a María Soledad? ¿No es el Proceso que sigue asesinando pibes, asustando, castrando por procuración? En esos años vergonzosos se impusieron los valores del éxito a cualquier costo por sobre la idea de felicidad compartida. El plan de aniquilamiento desató por su propia lógica una guerra a la vez humillante y absurda. Eso dejaron. Un escenario vacío y oscuro que había que tomar en silencio. No quedaban civiles armados en 1983; sólo conciencias heridas y una pena infinita. Lo curioso para quien volvía del extranjero era que la gente había enterrado definitivamente a Perón, se inclinaba por un abogado de Chascomús que antes le había propuesto a Videla un pacto cívico-militar y después impulsó un acuerdo radical-menemista. Lo que pasó en las almas de los argentinos entre 1976 y 1983 es todavía un enigma. Los veinte años que hemos vivido después fueron una sucesión de avances y retrocesos, de incógnitas abiertas. Sé que hay mil hipótesis y las he escuchado todas. ¿Fue cielo alguna vez la tierra que se convirtió en infierno? No lo sé, los abuelos de nuestros padres decían que sí. Sin embargo no hay razón para creer en viejas fábulas. Hoy tenemos otras. Cuentos de príncipes y cenicientas, héroes con amnesia, sobrevivientes perplejos, chicos que no se rinden. ¿Por qué habrían de hacerlo si lo que está en juego es su futuro? Acaso a ellos les espera una gran aventura republicana, pacífica y fraternal. No se trata de una nueva ideología. Ni siquiera de cambiar la historia. Simplemente decirle no al olvido y levantar las viejas banderas de Mayo, las que alguna vez hicieron de este país una Nación rebelde y orgullosa.



Esto escribía el reconocido escritor y periodista Osvaldo Soriano, cuando aún no se hablaban de ciertas cosas, para el viejo Pagina/12 anti-menemista (del cual fue co-fundador) un 24/03/96.

(Extraído de ElOrtiba.Org)

jueves, 9 de septiembre de 2010

NUEVA LEY DE MEDIOS VIGENTE (para dentro de un año...)


Gabriel Mariotto, titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) desmintió la información publicada por Clarín, que afirmó que la norma todavía se encontraba suspendida por la Justicia:

"La ley está absolutamente aplicable. Son los grupos monopólicos los que difunden conceptos falsos con tal de confundir", aseguró. Hoy (por ayer) comienza a regir el plazo de un año para que las empresas se desprendan de las licencias excedentes para adecuarse a la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
El funcionario afirmó que la vigencia de la ley "está sustentada por la Corte Suprema de Justicia, que en un dictamen reciente estableció que la medida cautelar que impedía su aplicación carece de razonabilidad", al referirse a un recurso presentado por un diputado opositor, quien cuestionaba la aprobación parlamentaria de la norma.
"Ese fallo de la Corte habilita su aplicación" agregó, y recordó que la votación de la Corte fue unánime y que la Cámara Federal de Salta falló, ayer, "en los mismos términos con respecto a un planteo similar".
Por su parte, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, coincidió con Mariotto en que la norma se encuentra "habilitada", y sostuvo que "no hay nada que esperar" para su aplicación. "Eventualmente, discutiremos sobre otra cosa, pero la ley está habilitada. En todo caso, las presentaciones que se han hecho serán analizadas per se, porque se trata de presentaciones para cada uno de los casos", aseveró Fernández.
El titular de AFSCA apuntó que "el Estado no podría dar estos pasos si estuviese suspendida la ley. Eso solo lo dice Clarín, no el resto de los licenciatarios ni los juristas ni la Corte”.

Extraído de Diario El Siglo, hace 10 minutos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...