domingo, 20 de febrero de 2011

POR IZQUIERDA

En el ámbito intelectual hay un debate político como en los ambitos políticos-partidarios. Hay algunos, que defedieron ciertos ideales de inclusión y hoy se hacen los que no saben que es el proyecto y la importante asignacion universal. Por ejemplo, la Señora Sarlo en una entrevista con TN, dijo con gran cintura política: "No sé que es el proyecto kirchnerista... ¿la asignación universal por hijo? una política de la oposición de hace varios años..." Es claro que el discurso por izquierda de Sarlo deja entrever que no le interesa ni la mencionada política ni ninguna de las que esta llevando a cabo el gobierno, ya que es imcapaz de reconocerlo, como tantas otras políticas de crecimiento.

No esta mal recordar que son políticas inclusivas que favorecen a la mayoría de la sociedad, aquella sociedad de la que Sarlo parece no sentirse parte. En sus argumentos, insiste con mantener una posición de distinción, superioridad y desprecio por la evidente transformación en el ambito académico.
Sarlo es una profesional que cae en una postura muy usual y elistista del ámbito académico. Repite en sus discursos palabras como igualdad y libertad pero no parece actuar ante la construcción de esa realidad.

Muchos intelectuales que se llenaron de palabras a favor de la emancipación de las clases dominadas en épocas de neoliberalismo durante los 90, hoy demuestran que solo sus intereses personales son contrarias a las de una nación en crecimiento y desarrollo. El discurso de intelectuales como Sarlo son las de un anti-peronismo recalcitrante, las de una persona que en su discurso pretende estar con los valores del pueblo pero que lejos esta de serlo. Piensa al pueblo, pero como un ente que no existe, que lo ignora y prefiere decir que esta ciego, que no se puede ser parte de un interés colectivo, de una construcción política desde el Estado.

Sarlo es una intelectual orgánica que fue activa en el Frepaso oponiendose al menemismo.

Hoy el país cumple con lo que necesitaba hace tantos años y ella prefiere ser la intelectual orgánica de "La Nación". La política de Sarlo es de derecha y no hay vuelta ¿ambidiestra? que darle. No le interesa formar parte de este proceso transformador de la politica y la cultura argentina. Quizá si es que llega a viejita, se de cuenta. Muchos se dan cuenta de grandes que estaban equivocados -Sabato o Maria Elena Walsh- para nombrar algunos.

Intelectuales de izquierda como Sarlo, no pueden soportar que un gobierno peronista, que está reestructurando al mismo Partido, logre la articulacion de sectores de distintas calses sociales, algo impesado para Sarlo y algunos partidos de izquierda. Ellos, estan embalados con su revolución ideal, la que sueña con un comunismo troskista -fuera de la realidad de las actuales patrias comunistas- que es muy distinto a las posibilidades no solo de la Argentina sino del mundo entero.

Les preguntaría a aquellos, ¿qué es lo que piensan respecto a la falta de adhesión a vuestros partidos y organizaciones? ¿Qué es lo que falla en sus políticas o pensamientos como los de Sarlo, no llegan a los sectores populares? O bien, ella se encarga de que sus ideas esten lejos de ellos y cerca de los que pueden darle mayor rédito económico o personal- honorifico.

Por derecha están los de siempre, y cada vez mas fascistas que nunca. Momo Venegas, Biolcatti o la senadora ilustre Negre de Alonso , lo demuestra con su repudiable Twitter.

Saquen sus conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...