lunes, 11 de julio de 2011

"EN SALUD FALTA EQUIDAD Y EFICIENCIA"

Publicado el 19 de Junio de 2011

El ex director de los hospitales Ramos Mejía y Gandulfo realiza una radiografía de la gestión del gobierno porteño en ese tema. Habla de desidia e incumplimiento de la ley. Y desmiente, con cifras, la teoría de la migración interna.



Problemas edilicios, hospitales faltos de insumos y personal, explotación de los profesionales y residentes, falta de planificación y hacinamiento, son algunas de las quejas que, en cada paro de actividades, realizan los trabajadores de los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires. El doctor Carlos Oviedo cuenta con una amplia experiencia en gestión sanitaria, fue el director de los hospitales Ramos Mejía y del Gandulfo, ubicado en Lomas de Zamora, en el que permaneció hasta febrero de este año. “En todos mis años de profesión jamás vi semejante abandono a la salud en la Ciudad”, declaró a Tiempo Argentino.


–¿Cómo definiría el actual estado de situación de los centros de salud en la Ciudad?
–Caótico. El sistema sanitario de la Ciudad transita la desidia total y un colapso insostenible. Lo más grave es que esta gestión no cumple con la Constitución de la Ciudad promulgada en 1996, ni con la ley básica de salud de 1999, normas que destacan la responsabilidad del Estado en regular y conducir al sistema de salud y garantizar el derecho a la salud integral.

–La centralización de las compras de insumos por parte del gobierno de la Ciudad, ¿es la causa del desabastecimiento?
–La compra centralizada de insumos atrasa todo, y de esa forma, todo falta. Si bien hubo un avance hacia un sistema mixto, en que las compras generales siguen centralizadas y las específicas las realiza cada hospital, no se solucionó la situación. En el Gutiérrez falta oxígeno y en el Pirovano falta hilo de sutura. La lista es interminable y ocurre porque no hay gestión.

–¿La mortalidad infantil disminuyó o aumentó?
–El jefe de gobierno, Mauricio Macri, anunció que la mortalidad infantil descendió el año pasado. Anunciaron que la tasa fue de 6,7 fallecidos cada 1000 nacidos, cuando en 2009 había sido de 8,3, una de las cifras más altas de los últimos seis años. Pero la tasa de mortalidad infantil se conforma con la tasa neonatal (desde el nacimiento hasta los 28 días) y post neonatal (de los 28 días al año de vida). Hay diferencias complejas cuando tomamos la cantidad de defunciones post neonatales en las distintas regiones. En la comuna comprendida por Barracas, La Boca, Nueva Pompeya y Parque Patricios, la mortalidad aumentó de 2,3 en 2099 a 4,1 en 2010. En la zona de Belgrano la mortalidad presentó una leve disminución, pero siguen muriendo muchos chicos en el sur de la ciudad. Por cada chico que muere en Belgrano, se mueren cuatro en el sur antes de cumplir el año. Nadie realizó un seguimiento a esos bebés que sufrieron complicaciones o aquellos que nacieron prematuros.

–Desde el gobierno de la Ciudad lo relacionaron con el éxodo de habitantes de la provincia, ¿es así?
–Eso es una gran mentira. Según el Ministerio de Salud y la Dirección General de Estadística y Censos del Ministerio de Hacienda porteño, en 2010 hubo 9.151.080 consultas en toda la Ciudad, hace diez años eran 8,6 millones, aumentaron menos del 5%, y las internaciones que estaban en 185 mil hace diez años, el año pasado estaban en 180 mil. El promedio de camas que tiene la Ciudad es de seis cada 1000 habitantes. Sin embargo, en la zona de Lugano hay tres cada 1000, y eso se debe a una mala redistribución de los recursos, y ocurre en una Ciudad que cuenta con aproximadamente 5000 millones de pesos para el área de salud, más de un 20% del presupuesto total.

–¿Se quieren cerrar las instituciones de salud mental por medio del desabastecimiento?
–Hace más de 50 días que no hay gas en el Borda, hace poco murieron pacientes incinerados y todo continuó como si fuera algo común. Por acción u omisión hay una clara intención de cerrar el Borda o el Moyano. Según la ley de salud mental son instituciones que se tienen que transformar, pero antes se debe dar respuestas a los más de 2000 pacientes. Parecería que se está haciendo lo que en la Edad Media con los locos, subirlos a un barco y dejarlos en el medio del mar.

–¿Cómo se puede revertir la situación sanitaria actual?
–En la Ciudad está todo para hacer las cosas bien. Por ejemplo, para combatir la precarización laboral, en el hospital los trabajadores llegaban a cobrar 1000 pesos extrasueldo y esto se lograba gracias a la ley SAMO, un sistema de la provincia que podría proponerse en la Ciudad y por el cual se distribuye el 50% de lo recaudado entre todos los trabajadores de la salud del sector estatal, 40% comprar insumos y tecnología y un 10% a un fondo solidario de redistribución de recursos.

–¿Qué ejes deberá tener la próxima gestión?
–Equidad, eficiencia y la garantía de la calidad de los servicios de salud, teniendo al Estado como coordinador y articulador del sistema de salud.



Extraído de http://tiempo.elargentino.com/notas/salud-falta-equidad-y-eficiencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...